El deseo de ver un unicornio

Había una vez un reino donde vivía una pequeña princesita con sus papás los reyes, la princesita era una niña de pelo castaño una niña muy muy buena y muy inteligente, la princesita siempre tenía todo lo que quería excepto una cosita, la pequeña princesita quería ver a un unicornio y siempre pedía deseos para poder verlo y nunca se cumplía, la princesita no entendía porque no podía ver a un unicornio una noche mirando las estrellas paso una estrella fugaz y la princesita pidió de nuevo su deseo de poder ver a un unicornio, la princesita muy contenta pensando que esta vez si se cumplirían pasaron los días y la princesa no entendía pero no se cumplía su deseo entonces se puso muy triste y enfadada y un día le dijo a su padre el rey papá me has mentido dijiste que si pedía un deseo mientras pasaba una estrella fugaz mi deseo se cumpliría han pasado muchos días y no se cumple.

Quiero ver a un unicornio lloraba lloraba la pequeña princesita entonces papá y mamá le dijeron a la princesa cariño mío no estés triste el motivo por el que tú no puedes ver a un unicornio es porque no son reales sólo existen en tu imaginación y en tu corazón la princesa no entendía lo que sus papás trataban de decirle no entiendo nada decía la princesita entonces no existen los unicornios sus papás respondieron si existe un cariño pero en tu cabecita y en tu corazón están ahí para protegerte y para ayudarte por eso no puedes verlos, la princesita dejó de llorar y había entendido todo esa misma noche la princesita antes de irse a dormir fue a darle las buenas noches a su amiga lea que vivía en la luna mientras hablaba con lea vio algo a lo lejos en el cielo algo que brillaba mucho mucho pero mucho y tenía muchos colores la princesa no se lo podía creer había visto un unicornio de repente escuché que su mamá la estaba llamando despierta cariño despierta te has dormido en la ventana hablando con lea la princesita súper contenta empieza a gritar he visto un unicornio ha visto un unicornio tenía razón los unicornios existen pero nuestros sueños y en nuestra cabecita para protegernos a lo que su mamá responde claro que sí cariño mío pero ahora vamos a la cama hay que ir a dormir la princesita se va a dormir muy pero que muy contenta por fin ha cumplido el sueño de ver a un unicornio sus papás tenían razón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *